Pautas para la implementación del Método de Días Fijos
 

Consejería en el Método de Días Fijos

Uno de los aspectos más críticos para garantizar el uso correcto del método es la consejería de los usuarios del método. Se ha probado y perfeccionado la metodología de la consejería en distintos ámbitos y se la puede adaptar fácilmente a las necesidades de los diferentes programas. Una ventaja del MDF es la amplia gama de proveedores de salud y trabajadores comunitarios que pueden ofrecer el método. En la mayoría de los casos una sesión de consejería se puede completar aproximadamente en 20 minutos, y la mayoría de las mujeres pueden aprender a usar el método en forma eficaz en una sola sesión. Después de un mes de uso es conveniente efectuar una visita de seguimiento con el fin de garantizar que la mujer haya comprendido el método y lo esté usando correctamente.

La consejería en el MDF es simple y directa. Se basa en tres elementos clave:

Actividades clave

  1. Establecer cuáles proveedores serán directamente responsables de la consejería en el MDF y cómo les ayudará el resto del personal.
    El MDF puede ser ofrecido exitosamente por los trabajadores sociales comunitarios, así como por las enfermeras auxiliares, enfermeras graduadas, parteras y médicos. Por lo general, en los programas de las clínicas, las parteras y el personal de enfermería se encargan de la consejería en el MDF, mientras otro personal proporciona información introductoria acerca del método y remite los clientes a un consejero capacitado en el MDF. Sin embargo, todo el personal del programa debe sentirse cómodo al proporcionar la información básica sobre el MDF, con el fin de garantizar que las mujeres interesadas en el método obtengan respuestas a sus preguntas básicas y que haya un mecanismo sistemático para las remisiones. El primer paso para identificar qué proveedores deben ser capacitados en la consejería del método consiste en determinar cómo se van a ofrecer los servicios del MDF.
  2. Definir el protocolo de consejería y si va a haber una o dos sesiones.
    La investigación llevada a cabo por el IRH ha demostrado que la mayoría de las mujeres pueden aprender a usar el método en forma correcta en una sola sesión de consejería y, por lo general, no son necesarias las sesiones de seguimiento. Sin embargo, se debe invitar a los clientes a que regresen si tienen preguntas o inquietudes. De todas maneras, algunos programas siguen sugiriendo dos visitas, al menos al comienzo: una visita inicial y una de seguimiento. Al decidir si es necesario programar una visita de seguimiento para los clientes del MDF, los programas deben seguir el protocolo que tengan para otros métodos que dependan del usuario, como la píldora y los condones.
  3. Poner a disposición de los proveedores los materiales para la consejería y otras herramientas del MDF.
    Las herramientas que facilitan la consejería en el MDF incluyen una lista de control para la selección de candidatas que ayuda a los proveedores a aplicar los criterios del método; un calendario para el proveedor que sirve para calcular la duración del ciclo de la usuaria y una Ayuda memoria para demostrar cómo usar el collar del ciclo. Estas herramientas son especialmente útiles para los nuevos proveedores del método y sirven como materiales de repaso para los proveedores experimentados en el MDF.

    Elementos de trabajo para el proveedor:

  4. Asegurarse de que los proveedores entiendan la importancia de detectar y controlar la duración del ciclo de las usuarias del MDF.
    Al seguir las pautas establecidas se podrá seleccionar las personas adecuadas para el método y descartar a las mujeres con ciclos irregulares frecuentes. Las preguntas simples durante la sesión de consejería pueden ayudar a identificar, con alto grado de precisión, a las mujeres con más probabilidades de tener ciclos de 26 a 32 días de duración. También debe destacarse la importancia del control para garantizar que la usuaria que tenga dos ciclos fuera de 26 a 32 días no continúe usando el método.
    Es fácil enseñarles a las mujeres a controlar la duración de su ciclo con el collar, ayudarles a detectar si los ciclos se salen del margen requerido para el método y a pedir ayuda para buscar otro método que funcione para ellas.

    Problemas en la prestación de los servicios

    Las barreras que impiden usar el MDF
    Aunque se lo ha introducido con éxito en programas de todo el mundo, en algunos ámbitos se han detectado obstáculos para ofrecer el método. Estas barreras les niegan a los clientes el método que buscan o retrasan su uso cuando se indica a las mujeres que regresen en otro momento, lo cual es innecesario y no tiene justificación científica. Una lista de control para la selección puede ayudar a los proveedores a detectar si la mujer cumple los requisitos, es decir, si tiene ciclos regulares de 26 a 32 días. La lista de control, fácil de usar, sugiere preguntas que el proveedor puede hacer para evaluar si la mujer cumple los requisitos.



    Lista de control para la selección durante la visita inicial del MDF

  5. Garantizar que la consejería incluya también estrategias para evitar las relaciones sexuales sin protección durante los días fértiles.
    El apoyo que le preste el proveedor a las mujeres para establecer un plan que permita tratar el uso del método y las estrategias para poner en práctica con su pareja durante los días fértiles debe formar parte del proceso de consejería, ya que es un primer paso importante para garantizar que la pareja use el método en forma exitosa. Los proveedores deben estar al tanto de las estrategias que las parejas usan para sobrellevar los días fértiles. Muchas parejas optan por evitar las relaciones sexuales durante esos días y desarrollan estrategias para superar los días fértiles, como dormir separados, llevar a los niños a dormir con ellos o trabajar en turnos diferentes. Otras parejas escogen un método de barrera o formas alternativas de intimidad sexual.
  6. Examinar estrategias para involucrar a los hombres en la consejería.
    Toda la información y consejería que se ofrezca a los hombres puede repercutir positivamente en el uso correcto y continuo del MDF; muchos programas han trabajado para incluir a los hombres en la consejería. Las estrategias para involucrar a los hombres incluyen capacitar consejeros que los atiendan directamente, ofrecer consejería a domicilio y concertar sesiones especiales para hablar con el hombre y la mujer como pareja. Aunque lo ideal es asesorar directamente a los hombres, no siempre es fácil llegar a ellos. Otras estrategias consisten en proporcionarles a las mujeres información escrita para llevar a la casa, organizar sesiones educativas en grupo en los sitios de trabajo o difundir la información en la comunidad. [14].

    Aconsejar sobre la conducta que se debe observar cuando se usa el MDF, incluso los problemas relacionados con la relación de pareja:
  7. Entregar a los clientes materiales para llevar a casa, tales como las instrucciones del collar del ciclo. Vea una lista de opciones de materiales para la usuaria en la sección de IEC que aparece a continuación.
  8. Tratar de vencer la renuencia que tienen los proveedores para discutir problemas de relaciones de pareja con la usuaria.
    Este aspecto de la consejería incluye tratar los temas que son de carácter muy personal y que requieren sensibilidad y habilidad para tratarlos. La capacidad del proveedor para entrevistar y aconsejar ayudará a que la cliente se sienta cómoda de compartir información y de participar activamente en el proceso de consejería. Los proveedores deben usar los materiales de apoyo para la selección, con el fin de garantizar que durante la consejería se cumplen los requisitos de conducta necesarios para el uso exitoso del MDF.

Materiales clave para la consejería:

Se dispone de un juego de materiales para el proveedor, diseñados para apoyar el proceso de consejería, en varios idiomas y para diferentes grados de instrucción. Estos materiales están listos y se pueden adaptar a los contextos locales. Existen versiones electrónicas para este propósito.

  • El Método de Días Fijos para la planificación familiar: Paquete de elementos de trabajo para el proveedor, 2005.
    Esta guía completa para los proveedores explica cómo aconsejar adecuadamente a las mujeres y a sus parejas en el Método de Días Fijos, con el collar del ciclo. La guía, que se puede obtener en www.irh.org en inglés, español y francés, incluye los siguientes elementos para el proveedor:
    • Listas de control para la selección durante la visitas inicial y de seguimiento: ayudan al proveedor a determinar si el MDF es adecuado para la mujer y su pareja, de acuerdo con los criterios médicos de elegibilidad del método.
    • Calendario para el proveedor: se usa para calcular la duración del ciclo menstrual de la mujer. El proveedor marca en el calendario la fecha de inicio de la última menstruación de la mujer, le pide que calcule el comienzo de su próxima menstruación y luego cuenta los días entre la última y la siguiente. .
    • Ayuda memoria del collar del ciclo: le recuerda al proveedor cuáles son los puntos clave que debe cubrir cuando enseñe a usar el método. Incluye información general sobre el collar del ciclo, cómo usarlo correctamente y cuándo la mujer debe ponerse en contacto con su proveedor.