Pautas para la implementación del Método de Días Fijos
 

Solución de otros problemas de la prestación de servicios del MDF

Además de los elementos programáticos que han demostrado ser críticos para la exitosa introducción del MDF, existen algunos puntos adicionales que se deben tener en cuenta:

1) El papel crítico de los hombres que usan el MDF y la forma en que se pueden involucrar exitosamente en los programas,

2) la importancia de superar las barreras médicas impuestas por los proveedores, así como los prejuicios de los proveedores relacionados con los métodos que se basan en el conocimiento de la fertilidad, y

3) la factibilidad de facilitar el MDF a través de puntos de venta con carácter social.

Participación de los hombres en el uso del MDF

Los programas han identificado estrategias creativas para involucrar a los hombres en el uso del MDF. Aunque inicialmente los proveedores son escépticos acerca de la capacidad de los hombres de usar un método natural, la experiencia con el MDF demuestra que los hombres apoyan el método. A menudo agradecen la oportunidad de involucrarse en la planificación familiar y participar en el uso del método. Se han diseñado varios proyectos piloto específicamente para incluir a los hombres. Dicha experiencia sugiere que es posible llegar a ellos si los programas identifican un enfoque adecuado y son flexibles e innovadores. La investigación sugiere también que la aceptación y el uso correcto del MDF son mejores cuando participan los hombres.

Testimonios

Al mismo tiempo, puede ser difícil atraer a los hombres. Por ejemplo, en ámbitos comunitarios, a menudo no están en la casa cuando el promotor visita a la mujer. Los hombres no siempre se sienten cómodos de ir a la clínica y los horarios de atención pueden no ser compatibles con los suyos. Además, algunos proveedores podrían ver a los hombres como obstáculos para el cambio, más que como participantes en él. Algunas oportunidades para involucrar hombres en los servicios del MDF son:

  • Invitar a las mujeres a llevar a sus parejas
  • Darles a las mujeres materiales para que lleven a casa y compartan con sus parejas.
  • Dejar que sean hombres proveedores quienes hablen con las parejas.
  • Proporcionar información en ámbitos comunitarios donde los hombres tengan acceso a ella.
Otros problemas de la prestación de servicios del MDF

Cómo se enteran hombres y mujeres del MDF
Muchas mujeres oyen hablar del MDF a los proveedores de salud, cuando los consultan sobre la forma de espaciar los embarazos. Confían en el consejo que los proveedores les ofrecen porque consideran que viene de fuentes dignas de confianza. En Ruanda, los hombres se enteraron del MDF a través de reuniones comunitarias y por la radio. Al comienzo, la mayoría de ellos se mostraban reticentes ante el método que llevaban las mujeres y sólo se volvieron receptivos a usar el MDF después de reunirse con el proveedor. Allí fue más fácil para los hombres que oían hablar del MDF convencer a sus mujeres de usarlo, que para las mujeres convencer a sus maridos. En Benin, los hombres asistieron a la clínica para aprender sobre el MDF con el fin de informar a las mujeres y recomendarles que lo usaran.

Participación de los hombres
Una forma de involucrar a los hombres en el uso del MDF consiste en convencerlos de que promocionen el método. En El Salvador, los hombres que trabajaban en un proyecto hidrotécnico de la comunidad incluyeron información sobre planificación familiar y el MDF en las charlas que dieron en las reuniones de la cooperativa de agua y en otros eventos comunitarios. El público estaba compuesto más que todo por hombres. En India, CARE empleó voluntarios masculinos para hacer reuniones con hombres, mientras las mujeres participaban en reuniones comunitarias dirigidas por una mujer. Cuando los esposos participaban en estas reuniones quedaban más informados e interesados en el método que los hombres que se enteraron del MDF a través de sus esposas o de otras personas en la aldea.

Forma de superar los prejuicios con respecto al MDF

Uno de los aspectos positivos del MDF es que pueden ofrecerlo todo tipo de proveedores de servicios, incluidos médicos, enfermeras, consejeros, trabajadores sociales, promotores comunitarios y voluntarios. La mayoría de los proveedores, administradores de programas y responsables de formular políticas son receptivos al MDF después de conocer su sólidos fundamentos científicos, las rigurosas pruebas del método y las experiencias del programa para ofrecer el MDF en todo el mundo.

A pesar de la positiva reacción general hacia el MDF, algunos proveedores tienen dudas iniciales acerca del método, como se refleja en la Tabla 3, que resume los mitos e ideas erróneas relacionadas con el MDF. Una estrategia para corregir estos prejuicios consiste en garantizar que los proveedores tengan acceso a los datos científicos de estudios de investigación que se han llevado a cabo sobre el MDF. Se debe compartir esta información con el personal de salud en todos los niveles, incluidos directores médicos, directores clínicos y proveedores y se debe incluir en las sesiones de capacitación, conferencias y reuniones.

Tabla 3. Mitos comunes e ideas erróneas relacionadas con el MDF

Mito
Realidad

La mayoría de las mujeres no conocen la duración de sus ciclos, así que no van a poder usar el MDF.

 

Según los estudios, sólo se necesita una serie de preguntas de selección para establecer si los ciclos de una mujer son, por lo general, de 26 a 32 días.

  • ¿Usualmente le viene su menstruación cuando la espera?
  • ¿Cuándo comenzó su última menstruación?
  • ¿Para cuándo espera su próxima menstruación?

Si la mujer sabe cuál fue el primer día de su última menstruación y el día en que espera la siguiente, se puede calcular la duración del ciclo. Incluso si no sabe el día exacto en que empezó su último periodo, las respuestas a estas preguntas son suficientes para establecer si sus ciclos son de 26 a 32 días.

Si una mujer no puede contestar estas preguntas, se le aconseja que lleve el registro de sus ciclos por medio del collar o de un calendario, pero que no debe confiar en el MDF para evitar el embarazo hasta no estar segura de que sus ciclos son normalmente de 26 a 32 días de duración.

El método ha demostrado ser igualmente eficaz para mujeres muy instruidas y para mujeres sin educación formal, incluso para las que no saben leer. No hay necesidad de que las mujeres sepan leer para poder usar el MDF. El collar del ciclo es útil porque constituye una ayuda visual para la mujer, sin importar cuál sea su grado de instrucción.

El uso de un método natural es malo para la relación sexual de una pareja.

Los resultados de estudios señalan que las parejas que usan el MDF tienen relaciones sexuales casi el mismo número de veces al mes que las demás parejas, simplemente tienen relaciones sexuales en los días fuera de la ventana fértil.

La mayoría de las parejas que usan el MDF encuentran estrategias aceptables para sobrellevar los días fértiles. En India, por ejemplo, muchas parejas usan condones durante los días fértiles. Algunas parejas informan que el aumento de comunicación y los cambios en la agenda en realidad aumentan el placer sexual.

El MDF es sólo otro nombre para el método del ritmo.

De hecho, el MDF es muy diferente del ritmo. El método del ritmo implica tener información exacta sobre los últimos seis ciclos menstruales y hacer cálculos (sumas y restas) cada mes, para establecer cuáles días es probable que la mujer quede embarazada en el ciclo actual. Además, nunca se ha usado el método del ritmo en un estudio de eficacia bien diseñado.

Por otra parte, el MDF es simple, no requiere cálculos, funciona de la misma manera en todos los ciclos y ha sido probado en un estudio de eficacia bien diseñado, con excelentes resultados.

A las mujeres se les olvida mover el anillo sobre las perlas del collar y pierden la cuenta de los días.

A las usuarias del MDF se les aconseja que marquen el primer día de la menstruación en un calendario. De esa manera, si una mujer no está segura de haber movido el anillo ese día, o si teme haberlo movido por accidente, puede verificar el calendario. Cuenta los días a partir del día en que comenzó su menstruación hasta el día actual y luego cuenta el mismo número de perlas. El anillo debe estar sobre la perla correspondiente.

Los hombres no son capaces de usar este método.

En el estudio clínico del MDF, sólo cerca de 2% de las mujeres se retiraron porque sus parejas no querían usar el método. Los resultados de los estudios de introducción del MDF demuestran que la mayoría de los hombres ayudan a sus parejas a usar el método y están muy satisfechos con él. El collar del ciclo es una excelente herramienta para ayudar a hombres y mujeres a hablar de evitar las relaciones sexuales sin protección durante los días fértiles. Aunque no hablen de eso, el collar del ciclo es muy visual, el hombre puede ver cuándo la mujer está en un día fértil y entiende qué deben hacer para evitar el embarazo.

Cómo ofrecer el MDF a través de puntos de venta con carácter social

La integración del MDF en programas de mercadeo social puede ayudar a aumentar el acceso al método al ponerlo a disposición de los usuarios en otros sitios que no sean las clínicas, como las farmacias. Por esta razón, se debe explorar la factibilidad de agregar el MDF a programas de mercadeo social. El mercadeo exitoso del MDF requiere la inclusión de comunicaciones destinadas a que la gente conozca el método y sepa dónde puede obtenerlo y cómo usarlo correctamente. También es necesario fijar un precio para el collar del ciclo, que sea atractivo para los usuarios y ofrezca suficientes incentivos a los proveedores.

El collar del ciclo como herramienta para conocer los días fértiles

Además de usarse como método para evitar o planear el embarazo, el MDF ha demostrado ser útil para enseñarles a las adolescentes a conocer sus días fértiles. Muchos programas incluyen educación comunitaria en salud y difusión en escuelas públicas, programas después de la escuela, agencias comunitarias y otros sitios. El collar del ciclo, por ejemplo, es también una buena herramienta educativa para enseñar los ciclos menstruales a las niñas (una actividad que se puede introducir fácilmente en los programas de la escuela). El programa de estudios Mi cuerpo está cambiando, conocimiento de los ciclos fértiles para jóvenes, se probó en Jamaica, India y Estados Unidos. Este manual incluye una actividad que utiliza el collar del ciclo para ayudar a las mujeres a entender su ciclo menstrual. Está en inglés, español y francés.